actual 138

Plasser American entra en una nueva era

El 3 de marzo de 2021 se colocó la primera piedra en Chesapeake (Virginia) para la primera fase de modernización y ampliación de Plasser American. Fue el pistoletazo de salida para un programa de expansión, que hasta finales del año 2023 duplicará las capacidades de producción de nuestra empresa asociada norteamericana. También supuso una muestra inequívoca de confianza en el prometedor futuro de los ferrocarriles norteamericanos y de nuestra voluntad de marchar junto a ellos hacia una nueva era. 

Desde hace años, en los Estados Unidos se observa un importante repunte del transporte de mercancías por ferrocarril. Un crecimiento que se produce a pesar de la dura guerra de precios con otros medios de transporte, y al que Plasser American contribuye de forma destacada con su oferta de productos y servicios innovadores y altamente eficientes. Paralelamente, se están multiplicando los proyectos de líneas de alta velocidad para el transporte de pasajeros. En 2019, por ejemplo, se inició la ampliación de la línea Brightline en Florida, que conecta Miami con el aeropuerto de Orlando y que se ampliará hasta Tampa. En California está en fase de planificación la línea de alta velocidad entre Los Ángeles y Las Vegas y, en Texas, el Central Bullet Train entre Houston y Dallas, que recorrerá las 240 millas (387 km) que las separa en unos 90 minutos. Igualmente positiva es la tendencia en las áreas urbanas, en las que se apuesta cada vez más por los sistemas de tren ligero.

Como es natural, ante esta expansión de los ferrocarriles también aumenta la demanda de máquinas de construcción de superestructura de última generación y de los servicios relacionados. Por ello, Plasser American tomó la decisión de emprender la ampliación de las instalaciones de Chesapeake a pesar de la crisis del Covid y de las incertidumbres económicas que la acompañan.

Duplicación de las capacidades sin interrumpir la producción

Los contratos relativos a la ampliación se firmaron en agosto de 2020. En sintonía con el fuerte arraigo regional de Plasser American en Chesapeake, también participan empresas locales. Unos seis meses después, en marzo de 2021, comenzaron las obras de construcción del nuevo edificio de oficinas, que se concluyeron en diciembre de 2021.

Una vez trasladado el personal, se demolerá el edificio de oficinas antiguo para hacer sitio a la primera parte de la nueva nave de producción. Cabe destacar, que todos los trabajos de construcción se ejecutarán sin interrumpir la producción. En la tercera y última fase del proyecto se modernizarán las infraestructuras de producción y almacenamiento existentes, para así seguir cumpliendo los estándares que toda empresa moderna exige. De esta forma, a finales de 2023 nuestras instalaciones de producción no solo se habrán ampliado, sino también renovado por completo.

Espacio para alrededor de 100 nuevos empleados y empleadas

Una vez finalizada esta ampliación, las instalaciones de Chesapeake ocuparán provisionalmente unos 21.000 m², y a los 350 empleados y empleadas actuales se sumarán unos 100 más. Está previsto duplicar la capacidad de producción con esta fase, aunque este no será el final del programa de ampliación. Ya está en marcha la planificación de próximas ampliaciones, con el fin de asegurar reservas de espacio en la ubicación actual.

Un hito en la historia de Plasser American

Plasser American se fundó originalmente en Illinois en 1961 y se trasladó a Chesapeake en 1970 para aprovechar su proximidad al puerto. Desde sus inicios, la empresa se ha considerado parte del sistema ferroviario norteamericano y, a día de hoy, lleva seis décadas operando como fabricante de máquinas "made in USA". Este fuerte vínculo con el mercado norteamericano también fue destacado por Thomas Blechinger, Director General de Plasser American, durante su discurso con motivo del acto de colocación de la primera piedra: "Este proyecto histórico demuestra nuestra confianza en el sistema ferroviario norteamericano y en la economía de los Estados Unidos. Estamos orgullosos de la evolución de nuestra empresa aquí en los EE.UU. e igualmente orgullosos de las instalaciones en Chesapeake, donde desarrollamos nuestras actividades desde hace ya más de cincuenta años. El programa de ampliación representa una oportunidad de oro para demostrar nuestro arraigo en la zona y promover a los jóvenes talentos, los empleados y empleadas y los proveedores de la región."