actual 135

Catenaria en el proyecto del siglo: a través de los Alpes con doble vía

Tras la puesta en servicio del túnel de base de San Gotardo en Suiza, el mundo ferroviario europeo observa con gran interés los progresos en la construcción de los dos tubos del Monte Ceneri.

Europten

Esta empresa con sede en Austria existe desde hace más de 98 años. Su experiencia con máquinas de Plasser & Theurer se remonta a principios de los años 1980, cuando comenzó a utilizar dresinas de inspección autopropulsadas con plataforma de trabajo de la serie MTW. A día de hoy, Europten trabaja con las mejores máquinas de construcción de catenaria disponibles en el mercado, como la MTW 100.216 o la HTW 100 E³ con tracción híbrida.

El proyecto de construcción del siglo, las Nuevas Transversales Ferroviarias Alpinas (NTFA), enfila con éxito su conclusión. Desde febrero de 2018, la empresa Europten, especializada en la construcción de líneas aéreas de contacto, trabaja en el túnel Ceneri de 15 km de longitud. La instalación de la catenaria rígida en el techo requiere alrededor de 60.000 perforaciones, que son el requisito previo para los 4.500 anclajes y el sistema de puesta a tierra y de conmutación (16,7 Hz). Se necesitan más de 1.000 toneladas de materiales únicamente para la catenaria, incluido su suministro, almacenamiento, carga e instalación. Los equipos de montaje de 9 hombres trabajan en dos turnos. Todo está planificado con precisión, ya que la longitud del túnel exige una logística impecable. Regresar un momento a buscar algo es imposible. A las 6:00 de la mañana, el primer equipo entra en el túnel junto a todo el equipamiento. El tren de trabajo no regresa hasta las 22:30. En medio se realiza un cambio de turno a las 14:30, utilizando el segundo tubo del túnel. La unidad de montaje especialmente adaptada permanece todo el tiempo en el interior, con la HTW 100 E³ como vehículo tractor.

“El accionamiento híbrido de la HTW hace el trabajo mucho más agradable. Es silenciosa y no emite gases de escape en el túnel”, cuenta Rudolf Wank, director de proyecto. “Además, mejora el confort y la calidad a la hora del montaje, gracias al control exacto de la velocidad de avance en trabajo.”

Está previsto que en marzo de 2020 se conecte por primera vez el sistema en su conjunto. En el exterior del túnel se están electrificando más de 7 km de vías de conexión. Tal y como nos cuenta Rudolf Wank, las zonas de transición de la catenaria entre la vía en placa del túnel y la vía sobre balasto en el exterior representan un reto: “Las tolerancias con respecto a la altura del hilo de contacto son milimétricas. A su presión de servicio habitual de siete a ocho kilogramos, el pantógrafo no debería despegarse para evitar chispazos y el consiguiente desgaste.”

En verano de 2020, comenzará la operación en el túnel Ceneri ya electrificado en régimen de pruebas por parte de SBB. A partir de entonces, los Alpes se cruzarán en línea recta y a hasta 250 km/h.